(ES) Hablemos de… Wall street (1987).

Wall Street es una película de Oliver Stone, uno de esos peces gordos (literal) de Hollywood, aparecida en plena década de los 80, que según tengo entendido es la época donde todo terminó yéndose al carajo en términos culturales. He aquí una de esas piezas críticas del quehacer humano que demuestra porque no vale la pena criticar en formato película (quizás porque termina siendo un ensalzamiento catártico), pero que igualmente tiene el valor de entretención cínica que caracteriza al medio y al director.

Bueno… la verdad es que, si he de ser honesto, tengo que decir que esta película me ha decepcionado, aunque no por eso siento que sea una mala película, estuve entretenido durante la mayor parte de las 2 horas y algo más de duración. Que les puedo decir, a ver… la película es una sobre simplificación del viaje de héroe para un protagonista que paga por sus pecados, principalmente contra su propio padre, pero se redime al final, encontrando el compás moral que abandonó al iniciar las acciones que lo llevaron a obtener lo que deseaba, dinero y poder. Hasta aquí la cosa suena más o menos normal para una película, un protagonista que tiene un deseo y lo persigue de forma implacable, para luego obtener lo que estaba buscando y pagar las consecuencias de haberlo obtenido. Aunque esta es la típica estructura hollywoodense, que muchas personas dicen que funciona así que para que cambiarla (yo creo que las personas que dicen esto quizás no se han dado cuenta de que esta es la principal razón por la que las películas modernas son tan predecibles), el problema no siento que esté ahí específicamente, sino en la narrativa.

En el comienzo de la relación entre el protagonista de la historia, Bud Fox (Charlie Sheen) y el antagonista Gordon Gekko (Michael Douglas), este último entrega una serie de instrucciones a Bud para producir movimientos premeditados en la bolsa de valores, con la intención de obtener ganancias personales. Digamos que es el “método Gekko” que puede resumirse en crear movimientos ficticios, vía compra o venta de un gran número de acciones, para luego utilizar un medio de comunicación masivo para intervenir en la opinión pública y “guiar” a los compradores de acciones a seguir el juego. Consideremos que el “método Gekko” es un dispositivo ficticio, probablemente resultado de una investigación sobre el mercado de acciones de parte del guionista, utilizado por el antagonista para llevar a cabo sus deseos antagónicos (a saber, tratar al resto como ovejas de sacrificio), algo así como una espada abstracta para tiranizar a las masas (sin perseguir con la última declaración alguna postura política). Hasta aquí todo bien, Bud aprende esta forma de hacer negocios y en última instancia utiliza la misma arma en contra de Gekko (de mentor a antagonista), al arrepentirse de haber enviado a su padre (Martin Sheen) al hospital, luego de traicionarlo para obtener el puesto de CEO en la empresa donde el padre trabaja (sacrificándolo como una vil oveja).

Suena lógico, ¿cierto? Pero espera… si era tan fácil vencer al antagonista, simplemente utilizar su propia técnica en su contra… ya, convengamos que Bud actúa con la ayuda del archienemigo del antagonista (¿el enemigo de mi enemigo es mi aliado?). Quizás en este momento estás pensando, pero esto es un pequeño detalle en una película exitosa, espera, aún no hago mi punto (creo). Lo que quiero decir es que en esta escena climática el antagonista pierde todo su poder, incluso retrospectivamente. Luego de tantos años en el despiadado negocio del poder y el dinero… ¿es que nunca le había pasado algo como esto? ¿Un magnate sobregirado en recursos es derrotado por un newbie utilizando el arma que el mismo magnate le ha enseñado? Es posible, lo se… quizás en el fondo Gekko estaba más interesado en meterse entre las piernas de Darryl Hannah, es posible. Pero en el fondo siento que faltó un último twist que pusiera al protagonista en un real aprieto, que lo llevara completamente contra la pared. Qué tal si Gekko se antepone a este movimiento y hace que el plan de Bud falle, provocando que el tal Sir Lawrence Wildman (el archienemigo de Gekko) pierda un montón de dinero. Esto dejaría a Bud con no uno, sino dos enemigos multimillonarios a quienes enfrentar y obligándolo a entregarse él mismo a la justicia, sacrificándose a sí mismo para traer a la luz las prácticas maliciosas de los poderosos. Pero no… la historia se va para el lado moralista y nos recuerda que “la honestidad y el trabajo duro tienen más valor que miles de millones de dólares” y que “hacer lo correcto te lleva a aceptar que eres tan solo una hormiga más en el hormiguero”. Quienes hayan visto el final de la película me entenderán. El resto me gusta mucho en realidad, la exploración del mundo de las finanzas te da esa sensación de dinamismo artificioso que en la vida real ocurre quizás esporádicamente y la mayoría de los personajes me resultan atractivos e interesantes (el amigo de Bud en la oficina se lleva todos los premios). Algo que me perturba un poco de la película es un personaje que aparece en la oficina donde Bud trabaja, es un caballero de andar parsimonioso que aprovecha todas las instancias para reflexionar sobre el apartado moral de la trama, es como un ángel, un pepe grillo que a mi parecer está completamente demás, lo digo porque mi pensamiento en este momento está bordeando el cinismo puro y el utilitarismo y no veo valor alguno a la cursilería moral de la que estaba completamente enamorado hasta antes de darme cuenta que yo también era uno más de esas hormigas juguetonas que se pierden en el colectivo. ¡Adiós identidad individual, adiós Gordon Gekko!

Lo bueno:

  • El amigo de Bud en la oficina.
  • Algunos diálogos de Gekko son instant classics.
  • El detalle del cigarro en el personaje de Martin Sheen.

Lo malo:

  • Desde el clímax en adelante se transforma en una historia de navidad.
  • Exceso de moralismo.

En síntesis… buscar la versión resumida en youtube.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s