(ES) Hablemos de.. Cándido de Voltaire (1759)

Quiero ser honesto con ustedes, en realidad quería escribir una reseña sobre el libro de Charles Baudelaire “Le Fleurs du mal” pero por extraños fenómenos de la vida terminé con Cándido de Voltaire en mis manos, de lo cual no me arrepiento. ¿Acaso alguien puede decir que esta novela del célebre novelista francés tiene algo de malo? Todo lo contrario, esta historia me parece tan interesante y extraña, tanto en su ejecución como en su narrativa, que el accidente de haber confundido este libro con el de Baudelaire me parece un maravilloso accidente que no puede ser desperdiciado. Dicha la aclaración, vamos a hablar sobre Cándido de Voltaire, ¿les parece? Lo primero que puedo decir al respecto es que esta historia es tan extraña en su ejecución que yo diría que es única en este aspecto. Es que Voltaire no se espera ni un solo segundo en tediosas descripciones sobre lugares o personas, sino que va directamente a las acciones. Tanto es así que Cándido puede ser leído, en mi opinión, de una sola pasada sin mayor esfuerzo y sin duda alguna que los puntos importantes de su narrativa perdurarán en la memoria luego de terminar la primera lectura.

Bueno, pero de que se trata Cándido, pues se trata de un joven, cuyos orígenes nunca son esclarecidos, más allá de una serie de sospechas entorno a su persona, quien vive en el castillo de un poderoso barón y cuyas peripecias lo llevan a viajar por prácticamente todo el mundo, siguiendo la lógica instaurada por el filósofo alemán Gottfried Leibniz, fundador del pensamiento de la razón suficiente (pensamiento que permea incluso en los tiempos actuales). Este pensamiento de la razón suficiente es la semilla que suponemos ha inspirado a Voltaire a construir esta épica historia sobre un hombre que lucha contra las circunstancias para llevar a cabo sus sueños, tomar a Cunegunda, la hija de los barones, como esposa y junto a ella forjar una vida de felicidad. Pero siento que, para avanzar más en la lógica de esta historia, tenemos que hablar un poco sobre que es este pensamiento de la razón suficiente y porque Voltaire ha sentido la necesidad de satirizar (pues esto es lo que él ha hecho) sobre dicho pensamiento. El pensamiento de la razón suficiente, tal como indica el nombre, es una construcción lógica, bajo la cual, Leibniz nos indica que para cada evento en el mundo o en la realidad existen siempre razones suficientes, que determinan y justifican los acontecimientos. Así como está dicho, yo siento que Leibniz nos está hablando sobre una especie de justificación para el razonamiento causal (en sus términos más fundamentalistas), otorgando con ello una causa para todas las causas. Esta construcción filosófica es puesta a prueba en cada una de las páginas de Cándido, pues Voltaire ha conseguido construir una historia donde las peripecias y los “plot twists” se han transformado en piedra angular del relato. En términos simples, la historia se trata de este personaje Cándido, cuyos orígenes, como hemos dicho anteriormente, desconocemos pero que, por la poca información, pero más específicamente, a causa de las personas (criados/empleados de la casa del conde) y las palabras que dedican a este apartado, podemos intuir que se trata del hijo de la indiscreción (ustedes entienden a que me refiero, ¿cierto?). Bueno, la cosa es que Cándido, en su deseo de conseguir a Cunegunda para sí mismo, se mete en un gigantesco problema que pasa por resumir toda la idiosincrasia europea, americana e incluso africana, del imperio europeo en todo el mundo (durante los años del apogeo de la cultura europea y de las conquistas, tanto americana como africana). ¿Será que Voltaire nos está diciendo que toda la matanza, todas las indiscreciones cometidas durante este periodo de tiempo, se han debido o han sido justificadas en la creencia de que todo hecho ocurrido ha ocurrido porque existieron las causas suficientes para que ocurriesen?

Pues yo creo que así es, no solo porque el razonamiento de la “razón suficiente” es una excusa constante dentro de la obra, que impulsa al protagonista a continuar en su empecinada búsqueda de la felicidad, bajo el alero de su compañero, el filósofo Pangloss, quien justifica cuanto hecho inmoral ocurre en la historia, sino que también podemos encontrar esta desfachatez (lo digo porque convengamos que pensar que los hechos ocurren únicamente porque existen razones suficientes le resta completa importancia a la cognición, al factor humano y al sentido moral) en el mismo personaje principal, en su actuar ciego e ilusorio, siempre esperando que las cosas funcionen por alguna ley general de la moral que invite a los individuos a comportarse de la manera en que él espera que se comporten, encontrándose obviamente con decepción tras decepción a causa de este pensamiento. Ya había dicho que la historia lleva al personaje principal a encontrarse cara a cara con la idiosincrasia reinante en diferentes reinados europeos de la época, desde los ingleses hasta los españoles y su contrapartida americana. Cada uno de ellos recibe el tratamiento satírico característico de Voltaire, quien tuvo que negar rotundamente la autoría de la obra una vez publicada (y digamos que al leer la obra podemos fácilmente reconocer porque ha sido así). Nadie se salva de la burla en esta obra, ni siquiera el mismo Cándido, quien alcanza la máxima expresión de la sátira sobre el final de la historia, cuando obtiene todo lo que desea, pero desposeído de todo el valor que él buscaba en dichas cosas, me refiero a la consecución de Cunegunda como pareja, luego de que ella pierde toda su belleza y encanto. Más aún, luego de que Cándido pierde toda su fortuna y riquezas y llega a la conclusión (cuan lucida esta conclusión) de que es mejor hacer cualquier cosa que quedarse quieto en el hastío, como diciendo que todo el sufrimiento (y digamos que en el viaje de Cándido hay mucho de esto) vale más que lo que se consigue después de atravesar todo aquello, la comodidad aletargante del no tener objetivo.

En síntesis, tengo que decir que Cándido de Voltaire es una de las mejores historias que he leído y la recomiendo completamente, en especial a personas que tengan interés en la escritura, no específicamente por su contenido político o filosófico, sino por la cantidad de peripecias y saltos en la trama que mantienen la tensión e invitan al lector a continuar la lectura. Yo sé que existen muchos autores famosos y reconocidos, pero tengo que decir que Voltaire y su obra Cándido se llevan el premio a la originalidad, la ejecución y la cantidad casi interminable de situaciones que el protagonista tiene que enfrentar, ¡sin hablar al respecto de la forma en que se enfrenta a tales situaciones!

Lo bueno:

  • El decálogo de peripecias que se pueden encontrar dentro de la obra.
  • La reflexión final permea incluso en nuestra época.

Lo malo:

  • Es posible que algunas personas sientan que no hay un hilo conductor general en la historia. (me cuento entre una de ellas, ¡pero ¡qué importa!)

En síntesis, ¡leerlo o morir!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s