(ES) Hablemos de… Compliance (2012)

Vaya, esta vez creo que la cosa está un poco más dificil que en ocaciones anteriores, ¿qué podemos decir sobre Compliance? esta pelicula que logra articular un relato basado en lo que Hannah Arendt describió, posterior a su investigación sobre los crimenes de los nazis en contra del pueblo judío, como la “banalidad del mal” (pero no estoy diciendo que la película se trate de nazis o sobre Hanna Arendt!). Lo primero que puedo decir es que la hora y media que dura la película es un viaje dificil de sobrellevar, la serie de situaciones que se suceden desde el inicio, la tensión creciente que no para y que se hace cada vez más claustrofóbica da prueba de la inmensa habilidad del director Craig Zobel para manternos en el filo del asiento, deseando más que cualquier otra cosa que la situación se detenga, pero al mismo tiempo, sabemos que no se detendrá y que las cosas se van a poner cada vez peor.

Pero… ¿por qué partí recordando las investigaciones de Hannah Arendt? Pues porque el termino “compliance” que es el nombre de la película, hace referencia a una caracteristica de la psicología humana en que un individuo se somete a ciegas a una petición, cuando esta petición proviene de una persona que dicho individuo siente como su superior jerárquico. Hannah Arendt fue un paso más allá al respecto al describir los motivos que llevaron a tantos oficiales y soldados nazis a cometer los horribles atentados contra la vida de miles de personas, para luego defenderse diciendo que lo único que habian hecho era obedecer ordenes. La banalidad del mal consiste entonces en la justificación, especialmente de los oficiales, quienes simplemente no pudieron ver el mal que estaban cometiendo, cegados quizas por deseos de ascender en sus carreras profesionales y habiendo tratado todo el asunto como uno de carácter meramente burocrático. Y es este mismo comportamiento el que encontramos en la protagonista de la historia, Sandra Fumm, la manager de una sucursal de comida rápida, interpretada magistralmente por Ann Dowd, quien se ve enfrentada a una llamada telefónica en que un supuesto oficial de la policía le pide que detenga a una de sus empleadas, acusada por esta misma persona de robar a una de las clientes. Tan solo basta que el “oficial Daniels” le indique que ha estado en contacto con el superior de Sandra, para que ella siga todas las instrucciones que le indican, acusando a Becky, la supuesta ladrona, sin mediar evidencias y procediendo a desnudarla para registrarla. Desde aquí y hasta el final de la película somos testigos, una y otra vez, de comportamientos completamente alejados de la moral, muchos de ellos reconocidos por aquellos que los cometen (me refiero a Van, el novio de Sandra) pero que, sin embargo, no pueden sino realizar, ante el peligro de perder algo ellos mismos.

En terminos cinematográficos es importante destacar que la película presenta un tipo de historia y personajes diferentes a lo que estamos acostumbrados como espectadores. Desde la elección de la locación principal, el restaurant de comida rápida y sus angostos pasillos y habitaciones, pasando por los conflictos que se generan entre los personajes, todos anclados a la estructura jerarquica de un trabajo común y corriente. Importante es señalar que el personaje principal, Sandra, tampoco es un personaje que tenga un arco drámatico o que aprenda una lección durante el desarrollo de la película, sino que se mantiene en la misma posición desde el comienzo. Incluso en el final, cuando la están entrevistando sobre lo sucedido y ella declara ser completamente inocente, somos testigos de una persona que no logra ver el impacto que sus propias acciones han tenido sobre los demás. Es aquí donde aparece claramente el concepto que Hannah Arendt acuñaba en el termino de sus investigaciones, esta ceguera causada por el deseo ciego de permanecer del lado de la ley, de la jerarquía, en un intento de proteger la vida propia, a costa de la autonomía y el juício moral.

Para terminar, quiero decir que Compliance es una película que yo pienso muchas personas deberían ver, pues deja en claro que nosotros los seres humanos somos sujetos de errores mucho más allá de lo que quisieramos reconocer. El hecho de que una persona inocente pueda llegar a atravesar un infierno como el que Becky ha atravesado, mientras cumplía con una labor que ni siquiera era trascendental para ella, a causa de otra persona para quien las cosas si parecían tener mayor trascendencia, pero otra vez, por todas las razones equivocadas, es una realidad mucho más cercana de lo que parece, puesto a que la historia de la película está basada en hechos reales.

Lo bueno:

  • La intensidad dramática que crece a cada momento.
  • Las actuaciones sobresalientes de todos los personajes involucrados en la detención de Becky.
  • El dialogo final de la protagonista.

Lo malo:

  • El comienzo de la película puede resultar poco interesante.

En síntesis… ver o morir!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s