Hablemos de… Paraíso Perdido (1667)

Paraíso perdido es un poema épico escrito por John Milton y ha sido catalogado por muchos como la mejor representación, dentro de la cultura popular, de Satanás (¿incluso mejor que aquella que encontramos en Fausto de Goethe?). Pero esta historia es mucho más que una representación rimbombante del más malo de todos los malos, dentro de sus páginas podemos encontrar una serie de eventos que es posible nos resulten conocidos (como la historia de Adán y Eva) pero relatados de una forma muy peculiar, casi teatral, que le confiere a la obra una cualidad diferente dentro de la literatura religiosa y dentro de la literatura en general. Pero siento que lo más interesante de la epopeya de Milton es el discurso implícito en sus 286 páginas (en la versión que yo leí), un agudo comentario acerca de los alcances de la libertad en medio de la doctrina religiosa y, a causa de esto, sobre la relación entre el hombre y la divinidad.

Pero, ¿de qué se trata Paraíso Perdido? Creo que todos hemos escuchado (bueno, la gran mayoría de nosotros hemos escuchado) la vieja historia de cómo Satanás fue expulsado del paraíso y de su inevitable caída al infierno, a causa de su corrupta ambición. Este poema épico se encarga de entregarnos dicha historia, pero con lujo de detalles. ¿Habías escuchado acaso que los ángeles se lanzaron montañas, si… ¡montañas! ¿Los unos a los otros durante la batalla en el cielo, anterior a la caída de los ángeles rebeldes? Pues, en el relato de John Milton, ocurre esto y otras locuras que difícilmente olvidará el lector. Pero siento que en el centro del relato se describe un cuestionamiento a las razones de Lucifer o Satanás, en relación a por qué decidió enfrascarse en una guerra en el paraíso, teniendo absolutamente todo a su favor al ser uno de los favoritos de Dios. El autor plantea su propia versión de estos acontecimientos, dotando a los ángeles de grandes habilidades retóricas, pues ellos se enfrascan en varias ocasiones en sendas discusiones sobre lo que está bien y lo que está mal en el universo, lo que se puede y lo que no se puede hacer, etc. Los motivos de Satanás entonces aparecen inicialmente como casi triviales, él se cuestiona los poderes entregados por Dios a su primer y único hijo, dotándolo con tales dotes que supera incluso a los de los ángeles, acostumbrados a ser los únicos favoritos del creador, teniéndolo a él como único superior. Lo que le molesta a Satanás es que ahora tendrá que bajar la cabeza, no solo ante Dios, sino ante su hijo también. ¿Vieron? Por eso digo que la situación puede parecer trivial en el comienzo, pero es que detrás de este berrinche está escondido el verdadero discurso del autor, un discurso que lo acerca al concepto de la libertad, tan esquivo en situaciones marcadamente jerárquicas como las que se describen en el paraíso de Dios.

Pero no es Satanás el único que se debate sobre la libertad frente a las grandes potestades divinas, sino que en el asunto también se entrelaza el destino de los seres humanos. Es como si, de alguna forma, la incursión de Satanás al paraíso y la subsecuente perdida del mismo por Adán y Eva, pusieran de manifiesto, nuevamente, los alcances de la libertad en este mundo dominado por la voluntad precedente de un todo creador. ¿Es acaso libertad para Adán y Eva el vivir inmortales en un lugar que les suministra todo cuanto necesiten, mientras obedezcan las leyes de quien les otorga tales dotes? La situación se complejiza en este punto siento, pues de abogar por la libertad de los humanos para cometer el pecado, estaríamos igualándonos con el pensamiento de Satanás, por lo menos en términos ideológicos (pues obviamente el ángel fue un poco más allá al ponerse a lanzar montañas a los otros ángeles). Y es posible que Milton haya caído en cuenta de esta peculiaridad mientras escribía su historia, aunque su propia libertad individual le haya llevado a mitigar el impacto de dicha declaración (quizás a causa de la época en que el relato fue escrito) al imponer sobre todo discurso y evento la voluntad preexistente de Dios, quien siempre aparece como una figura omnipresente y como génesis de todo movimiento. Es tan así que un ángel aparece frente a Adán para comentarle todos los eventos que ocurrirán, incluso la pérdida del paraíso y los tormentos que de ello devienen, todo como parte del gran plan del creador para perdonarlos sobre el final, vía el sacrificio de su único hijo.

Ahora, podemos ponernos a debatir que clase de plan divino puede involucrar tanto sufrimiento, muerte y destrucción para que al final todo termine en el perdón. Lo he estado pensando un poco y siento que Milton quiere decirnos que en el fondo Dios está asumiendo que Satanás y el mal han provenido de sí mismo, que son parte de la creación y que su manifestación es tan parte del asunto como las demás potestades (un panteón que incluye a seres tan ancestrales como el Caos, descrito como lo único que había antes de la luz). Ahora, si los ángeles pudieron rebelarse contra Dios y su único hijo, esto los hace tan permeables al error como los seres humanos, sin embargo, solo a estos últimos se nos castiga con la muerte (aunque pensándolo bien, a los ángeles que cayeron en el infierno les fue bastante peor).

Bueno, como vieron podríamos estar hablando sobre Paraíso Perdido durante mucho tiempo y lo más probable es que surjan incluso más dudas al respecto de todo el asunto. Lo que puedo decir sobre Satanás, lo siento, en realidad no hablé mucho sobre él como personaje, es que en su discurso podemos encontrar un montón de facetas con las que podemos identificarnos, su personalidad carismática realmente provoca el pensamiento, hasta dan ganas de olvidar que estamos en presencia del malvado por excelencia. Ese impulso a no rendirse ante la adversidad, desde lo más profundo del infierno hasta el paraíso terrenal, el orgullo que lo lleva a enfrentar a seres mucho más poderosos que él mismo (caído en desgracia, creo que en su estado normal la cosa hubiera sido diferente) son todas características que lo llevan al merecido puesto de personaje principal del relato. Sin miedo a equivocarme, puedo decir que Paraíso Perdido es una historia que está completamente avanzada para su propia época, incluso diría que en sus páginas podemos encontrar cualidades que, sin duda alguna, han servido de inspiración para relatos posteriores, como la saga de “El Señor de los Anillos” e incluso historias modernas, como animaciones japonesas y otras parecidas. Pero, por sobre todo, puedo señalar que el discurso sobre la libertad que encontramos en sus páginas eleva el relato a un nivel superior dentro de las de historias de su género.

Lo positivo:

  • Satanás como protagonista de la historia.
  • La batalla entre los ángeles.
  • El discurso sobre la libertad.

Lo negativo:

  • El montón de títulos de algunos personajes ralentizan el relato.
  • Jesús es demasiado OP en la guerra de los ángeles (¡broma!)

En síntesis… ¡leer o morir!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s