Dark Skies (ES)

Dark Skies, una película extraña… de partida creo que no vi ninguna imagen de cielos oscuros durante toda la película, de hecho, creo que no vi ni siquiera un plano del cielo estrellado. Pues entonces… ¿dónde están los cielos oscuros? No lo sé, pero lo que sé es que lo que empieza como una película desordenada en la forma en que se constituye la tensión creciente (especialmente durante el primer acto) logra luego de un tiempo construir un relato interesante y especialmente tenso, incluso tocando algunas notas Kubrickianas sobre el final que hacen que valga la pena darle un pensamiento. Pero tengo que ser honesto, tengo un bias personal por esta película y por el género de películas sobre abducciones extraterrestres. Siento que es el último gran mito que queda en la cultura, el único lugar dentro del inconsciente colectivo desde el que se pueden rescatar historias perturbadoras para desarrollar relatos de terror. Es que las películas de terror han tomado siempre del lore cultural religioso (mayoritariamente) y con la caída de la creencia religiosa, la “muerte de Dios” y del pensamiento mágico durante la última década, ¿realmente alguien puede decir que ha sentido miedo viendo alguna película de terror? Bueno, yo sí puedo decir que sentí miedo viendo Dark Skies y por eso es que vamos a conversar sobre esta cinta.

Pero es cierto lo que dije al comienzo, la película parte de una forma medio desordenada y esto creo que se debe a dos factores. El primero es un intento (al menos eso parece) de emular en ciertos aspectos a Signs de M. Night. Shyamalan, me refiero concretamente a la trama que involucra al hermano mayor de la familia y que solo paga en retrospectiva (y no paga mucho realmente) luego de la secuencia final. Esta trama involucra el paso a la adolescencia del niño y muchas de estas escenas se sienten realmente desconectadas del resto de la historia. El otro factor que influye en el comienzo rocoso de la historia es la forma en que la trama se mueve en el comienzo, me refiero al inicio del “ataque”, el momento en que los extraterrestres comienzan a manifestarse en la vida de los personajes. Por lo menos las primeras dos señales de su llegada a la casa de los protagonistas siento que no funcionan en absoluto. Al inicio, la madre encuentra la comida afuera del refrigerador (esto lleva a la hipótesis de un ataque animal durante la noche). Luego, ciertos elementos en la cocina son rearreglados en una forma matemática (y sabemos de esto tangencialmente porque el padre de la familia lo indica y porque sabemos que él es un arquitecto). La primera vez que vemos a un alienígena es en un dibujo que el hijo menor hace luego de comentar que ha estado hablando con el “Sandman” (un recurso antiguo de la mitología occidental, ya saben, de ese pensamiento mágico que ya no funciona), dicho dibujo nos recuerda a un montón de películas antiguas que han usado el mismo recurso ad nauseam.

Hasta aquí cualquiera podría decir que esta película es una más en una larga fila de películas de terror con exactamente la misma trama. Esa trama que Blake Snider llama “the monster in the house” en su infamoso libro “Save the Cat”. Y mucho de ellos no estarían equivocados, a menos que… tal vez sí estén equivocados, porque, es cierto, hasta este momento la película no funciona muy bien, a excepción quizás del elemento que siento mantiene cohesionada la película hasta el final, la relación entre los padres de la familia y la creciente tensión que se forma entre ellos. Si las manifestaciones paranormales mal construidas no te han llamado la atención hasta este momento, yo siento que no has podido sino interesarte en los problemas que surgen entre ambos personajes principales. El problema es que el padre no tiene trabajo desde hace un tiempo y la madre tiene que trabajar por ambos. Además, la relación del padre con el hijo mayor no es la mejor desde que este último ha comenzado a interesarse en las mujeres. Con todo esto lo que quiero decir es que, si bien la película falla en el inicio en presentarnos el conflicto principal o lo hace de una forma insatisfactoria, lo que sí hace bien es presentarnos a los personajes, todos ellos interesantes y bien construidos.

Pero la trama nos alcanza luego del que siento es el primer evento realmente perturbador (y consistente con el lore sobre abducciones extraterrestres, para quienes lo conozcan) dentro de la historia, ocurre cuando el hijo pequeño tiene un episodio catatónico jugando con otros niños en la plaza del barrio. Hasta aquí sabemos que el padre está sufriendo porque no ha conseguido trabajo y hemos visto discusiones familiares que culminan en esta escena, donde el padre es completamente superado por la reacción de su hijo y no sabe cómo ayudarlo. Desde aquí en adelante, la historia toma otro matiz, uno de constante sensación de acecho y creciente paranoia, especialmente en la madre, quien es la primera en “ver” a uno de los extraterrestres adentro de la casa. La situación escala rápidamente cuando los personajes comienzan a perder el control de sus propias vidas y lo que es peor, de sus cuerpos, algunos de ellos llegan a moverse sin saberlo durante la noche y tienen ataques consistentes con la expresión emocional de eventos traumáticos que no pueden recordar. Todo esto hasta el momento en que la madre decide ponerse a investigar sobre estos hechos y termina llegando a una página en internet que explica todo lo que les está ocurriendo vía “abducciones extraterrestres”. Pero el padre no está dispuesto a creer en esta explicación, sobre todo luego de por fin encontrar trabajo. Sin embargo, las cosas empeoran hasta el punto en que él mismo logra ver a los extraños seres que visitan a su familia durante la noche.

Luego de esto, los padres deciden visitar a un experto en abducciones, quien les dice la verdad sobre el asunto, no hay nada que ellos puedan hacer para detener lo que les está pasando, más aún, les advierte que, cuando los extraterrestres se dejan ver por las personas, es porque se van a llevar a un miembro de la familia. No voy a contar cosas específicas sobre el final para no arruinárselo a nadie, solo repetiré que es aquí donde paga la trama sobre el hijo mayor y realmente no funciona mucho. Lo que si funciona es la forma en que la confrontación final está diseñada, dan ganas de que toda la película hubiera sido de esta forma. Como sea, la verdad es que Dark Skies es una película que parte mal pero que tiene un muy buen segundo acto y un tercer acto satisfactorio. Además de eso, es una película que se atreve a explorar el fenómeno extraterrestre bajo la lógica de las películas de terror, algo que no entiendo por qué no se hace más. Tomando en cuenta que el material del que se dispone realmente es aterrador, al menos más que ataques demoniacos o la quincuagésima llegada del anticristo.

Lo bueno:

  • La presentación de los traumas emocionales que son producto de las abducciones.
  • La actuación de Keri Russell y Josh Hamilton.
  • La cinematografía de la batalla final.

Lo malo:

  • El comienzo de la película es poco interesante.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s