Hereditary (ES)

Hereditary es la película que lanzó a la fama a Ari Aster, director y guionista, como uno de los mayores exponentes actuales del género de terror y junto a Yorgos Lanthimos (director de The Lobster) marca el retorno de la cultura europea a Hollywood. Junto a este regreso de la cultura europea al mainstream Hollywoodense, siento que ambos directores también marcan un retorno del pensamiento mágico y religioso (incluso llegando tan atrás como las tragedias griegas en el caso de Lanthimos), en fin, de la narrativa ancestral que aparece ahora como un refresco ante tantas películas “modernas” que no tienen ni pies ni cabeza y mucho menos la mística que se puede extraer de la cultura ancestral.

Bueno pero… ¿De qué se trata Hereditary? Pues básicamente se trata de una abuela que era parte de una secta satánica, adoradores del Rey Paimon (un demonio de gran poder), ellos necesitan que el alma de Paimon pase a un cuerpo masculino. Sin embargo, el hijo de esta abuela se suicida cuando intentan meterle el demonio, por lo que ahora ella necesita “niños nuevos”. Pasa satisfacer esta necesidad de un niño nuevo, la abuela intenta apoderarse del primer hijo de su hija Annie (la protagonista) pero ella no lo permite. La culpa que deviene de alejar a la abuela de su primer hijo lleva a Annie a permitirle acercarse a su pequeña hija Charlie, quien adquiere a Paimon cuando la abuela muere. Sin embargo, el problema persiste, Paimon necesita un cuerpo masculino y la única solución es encontrar la forma de que el primer hijo de Annie sea poseído por el demonio. Es entonces que, a través de la gran culpa que Annie siente hacia su hijo (a quien ella no quería tener) la abuela muerta y los miembros de la secta satánica logran manipularla para hacer que esta posesión ocurra. Pero entre medio pasan un montón de eventos que presionan sobremanera a la protagonista y le impiden ver las cosas como realmente son hasta que ya es demasiado tarde.

El personaje de Annie puede ser descrito como el de la artista que prefiere estar sola para concentrarse en sus creaciones más que preocuparse de su familia, este es el principal problema que ella enfrenta, pues para cada evento negativo que pasa en la historia, ella se va cerrando más y más, demostrando una y otra vez su incapacidad de compartir con el resto de la familia, en especial con su esposo. Este mecanismo de defensa que ella demuestra proviene de su impulso inicial, su deseo de ser libre, que viene de haber vivido con una madre controladora y manipuladora, pero el mismo la lleva asentir culpa por todo el daño que causa a sus seres queridos. Lo peor de todo es que cuando ella decide hablar con los demás, lo hace de forma agresiva y poco empática. Prueba de ello es una de esas escenas tensas de la película (lo sé, hay muchas de ellas) en que el esposo prepara la comida para que todos puedan reunirse a compartir, luego de la inesperada muerte de Charlie. Ante la negativa constante de Annie de enfrentar a su hijo Peter, quien es el causante accidental de la muerte de su hermana menor, Peter la obliga a decir algo, cualquier cosa y ella responde de forma agresiva, alienando aún más a su hijo y perdiendo la simpatía de su esposo.

Pero vamos al terror, ¿realmente esta película da miedo? Pues es difícil responder esa pregunta. La primera vez que la ví siento que causó una impresión de incomodidad constante en mí, especialmente por el apartado sonoro y algunas escenas que me parecieron sumamente tensas, en especial la de la muerte de Charlie. Lo que la película logra de forma magistral es construir una atmosfera de peligro constante, de estar siempre siendo vigilado de cerca. Algunas imágenes logradas con una preciosa cinematografía logran evocar una sensación espiritual que añade mayor tensión a los eventos que están ocurriendo. Además de todo esto, la actuación de los personajes principales, en especial Toni Collette (Annie) y Alex Wolf (Peter) nos mantiene anclados a la realidad gran parte del relato, especialmente cuando se trata de las reacciones a los eventos paranormales que ocurren. Y estos eventos paranormales también están anclados a ciertas reacciones esperables en seres humanos cuando se enfrentan a situaciones de miedo o gran sugestión, como las reacciones de alerta ante el entorno que se producen cuando la persona está sugestionada sobre la existencia de peligros que no se pueden ver. Otra cosa es la iconografía que es utilizada en la película que explica de forma sutil la influencia y el culto a este Rey Paimon, aunque obviamente solo una persona con conocimiento elevado sobre demonología podría reconocer dichos símbolos. Para el resto de nosotros mortales, siento que los símbolos utilizados traen recuerdos tanto de películas como El proyecto de la Bruja Blair (elementos construidos con palos) y la cultura pagana (sé que es un término muy amplio pero me refiero a las raíces folklóricas europeas).

Luego de esta película, Ari Aster se metió más profundo en la idea de la tradición escandinava con Midsommar, lo que prueba sus amplias influencias e interés por la tradición europea y por las religiones paganas y ancestrales. Como película, Hereditary es sin duda alguna el mejor intento de hacer terror en mainstream desde quizás “El exorcismo de Emily Rose” y tal como aquella película, logra construir una atmosfera que soporta al género y realmente produce esta sensación de incomodidad que te lleva a pensar, a imaginar, si todos estos demonios y criaturas infernales realmente existen. Por aquello y por reconectar con la cultura ancestral, siento que Hereditary es una película que vale la pena ver completamente.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s