The Vast of Night (ES)

The Vast of night es una película que pasó un tanto desapercibida desde su estreno, en la plataforma Amazon Prime (¿será por eso?)  durante el año 2019, pero que sin duda destaca por su cinematografía, diseño de la producción y por una narrativa agil, a pesar de la gran cantidad de diálogo que la compone. Dentro de las posibilidades narrativas dentro el genero cinematográfico, creo que películas como The Vast of Night (así como Hereditary, una película que revisamos anteriormente) se enmarcan en lo que yo denominaría “películas punitivas”, me refiero a cintas donde al protagonista le toca pagar un alto precio por sus fallas morales y psicológicas (a diferencia de una película normal, donde el protagonista termina aprendiendo una lección y sobreponiendose a las dificultades). En este sentido, la película dirigida por Andrew Patterson sigue la lógica ancestralmente conocida de “la curiosidad mató al gato”, con consecuencias negativas tanto para el protagonista como para sus seres queridos (John Truby estaría orgulloso de esta historia).

Bueno pero… ¿De qué se trata The Vast of Night? Pues la historia se centra en una noche en un pueblo pequeño en Estados Unidos durante la decada de los 50. Los protagonistas son, Everett Sloan, que es el locutor de la radio local y su amiga (¿interes amoroso?) Fay Crocker, operadora de radio (en realidad ella comunica llamadas telefónicas). La cosa es que Fay intercepta un sonido extraño que se está colando entre las conversaciones telefónicas, provocando el corte de las comunicaciones. El mismo sonido extraño se cola en la transmisión radial de Everett, razón por la que Fay decide avisar a Everett sobre el ruido. Cuando Everett escucha el extraño ruido, que está interrumpiendo las comunicaciones, decide grabarlo y transmitirlo en su programa de radio, con la intención de provocar el interes en alguna persona que sepa la procedencia del sonido. Esta acción provoca que un ex militar se comunique con la radio y entregue información sobre el sonido, se trata de visitantes de otro mundo y están en el cielo del pueblo esta noche. La noticia se suma a un montón de personas que llaman a Fay, avisando sobre algo extraño que han visto en el cielo en las afueras del pueblo. Inicialmente, Everett piensa que se trata de aviones de la unión soviética o satelites espías, esto llama poderosamente su interes, pues él quiere volverse lo suficientemente famoso como para irse del pueblo y perseguir una carrera radial en California. Es por esta razón que Everett se embarca en una cacería de información, junto a Fay (quien quiere estar con Everett y apoyarlo) que los lleva a encontrar una cinta secreta, a retransmitir un mensaje similar al sonido que se cola en las transmisiones, a hacer “contacto” gracias a la retransmisión y luego, inevitablemente, a conocer la verdad y a pagar un alto costo por su curiosidad.

Más allá de los aspectos de ciencia ficción, que son interesantes en si mismos, creo que la historia reposa mayoritariamente en ambos personajes principales, una dupla que a ratos nos puede recordar a unos jovenes Fox Mulder y Dana Scully (Los expedientes secretos X), ellos demuestran una dinámica de pareja similar, aunque Everett tiene menos empatía por su pareja que Mulder (a ratos llega a molestar su falta de preocupación), aunque lo compensa en carisma y entusiasmo. El arco de este personaje es sumamente interesante, especialmente porque se desarrolla en el espacio de una hora y media, que es lo que dura la película y que también es el tiempo real dentro de la historia, que ocurre durante un juego de basquetball, donde la mayoría de las personas del pueblo están reunidas en un solo lugar. Everett parte la historia como una especie de maestro para Fay, le enseña el arte de ser locutor radial mientras recorren el estadio de basquetball entrevistando personas, luego se dirigen al pueblo, que está practicamente desierto a causa del partido de basquetaball y se despiden para cada uno ingresar a su trabajo. Sin embargo, desde que Fay intercepta el ruido extraño, Everett aparece una y otra vez (cada vez peor) como una persona cegada por el deseo de obtener una exclusiva independiente de las consecuencias que aquello pueda tener (cosa que Fay le pregunta varias veces). Durante el punto medio de la historia, que es cuando Everett retransmite la señal y los extraterrestres cortan la luz en la estación de radio (en lo que claramente es un aviso de la peligrosidad de todo el asunto), Everett reaciona tomando una grabadora portatil y sigue transmitiendo, dejando a Fay atrás y mostrando ninguna preocupación por ella o por la situación. No es sino hasta que Everett y Fay entrevistan a la señora Blanche y obtienen la verdad sobre lo que está ocurriendo, que Everett se da cuenta de la gravedad de los hechos, aunque, para ese momento, ya no puede retroceder (en parte porque ha logrado meter a más personas en el asunto) y esto lo lleva a caer inevitablemente en las garras de los extraterrestres.

Como dije anteriormente, los eventos que son recreados en la película son presentados con un gran enfasis en los diálogos, es una busqueda constante y frenética (mayoritariamente por el miedo y la extraneza del a situación) por conocer lo que está ocurriendo, por la oportunidad que se le presenta a un personaje ambicioso pero irresponsable, de hacer contacto con fuerzas que están más allá de lo común y ordinario. Pienso que la película es 80% diálogo expositivo, algo que todos los gurús de la escritura de guiones han señalado hasta el cansancio como un error de amateur, pero que aquí funciona a la perfección. ¿Qué nos dice esto? Pues para mi significa que el problema no está en escribir o no escribir diálogos expositivos, sino que existen situaciones en que funciona y situaciones en que no funciona. Me refiero a que existen tipos de información que pueden ser interesantes al escucharlos en forma expositiva, como eventos paranormales que provocan la imaginación, que es diferente a cuando un personaje nos habla sobre algo que acaba de hacer (explicándolo) que es la forma más común de utilizar equivocadamente un dialogo expositivo.

Eso es todo lo que diré sobre The Vast of Night, una de esas películas que no destacan sino por la magistralidad en el trabajo narrativo, en los diálogos cargados de sentido y de humanidad, en actuaciones solidas que entregan toda la información necesaria, en el uso minimalísta de la parafernalia de la ciencia ficción. Lo mejor, a mi parecer, de toda la película aparece en el arco de personaje de Everett, un personaje bien construído, con ambiciones personales y una personalidad carismática pero llena de fallas (mayoritariamente la falta de empatía) que lo llevan directamente a la trampa del antagonista y que, peor aún, pone en peligro a una persona que se preocupa por él y a un bebé! Ohhh la humanidad!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s